Transferencia de aprendizaje: de la reflexión a la acción

Facilitar experiencias en las que la teoría, las dinámicas y los diálogos se traduzcan en acciones y cambios concretos es una tarea que requiere liderazgo, compromiso y acompañamiento.



Toda empresa responsable entiende que las personas son y deben ser el eje central de su estrategia, por eso buscan generar espacios de aprendizaje, formación y desarrollo para sus colaboradores.

Sin embargo, lo aprendido en estos espacios no siempre se traduce en cambios reales dentro de los equipos de trabajo. Siendo esta una de las razones por la cual el modelo de aprendizaje experiencial con transferencia de aprendizaje de MTa Learning ha sido tan exitoso en grandes compañías del mundo.


Ver artículo relacionado: Learning Arena: Una robusta metodología para un aprendizaje experiencial efectivo.


Partimos de dos elementos clave para facilitar la transferencia de aprendizaje, es decir, para que lo visto durante el taller y las dinámicas se pueda aterrizar en comportamientos concretos en situaciones reales de trabajo:


1. Identificar y superar los riesgos percibidos.


La resistencia al cambio, que en ocasiones esconde miedo al fracaso, a la burla o a parecer impertinente, puede impedir que las personas implementen lo aprendido.


Por ello, las preocupaciones deben ser identificadas y gestionadas antes de que las ideas sean puestas a prueba en un escenario real de trabajo. La metodología MTa Learning permite recrear situaciones reales y comunes en las que salen a flote temas como la falta de comunicación, falta de claridad en los objetivos o bajo compromiso.


En estos casos, el rol de nosotros los facilitadores es generar oportunidades para que las personas identifiquen y discutan sus miedos y preocupaciones. En caso de que éstas sean muy significativas, se puede abrir un espacio para que las personas fortalezcan sus competencias y su confianza en un ambiente seguro de aprendizaje y luego ir haciendo la transición al ‘mundo real’.


2. Implementar el aprendizaje.


Esta es la puerta de entrada a un mejor desempeño y claro, a más aprendizaje.

Probar e implementar nuevas ideas trae consigo un cambio en los comportamientos, las actitudes y las relaciones a nivel individual y grupal. Cuando se superan las barreras del cambio, llegan oportunidades nuevas que despiertan el deseo de mejorar y generan más aprendizaje.


Acompañar a las personas y los equipos durante estos cambios crea nuevas plataformas de aprendizaje en las que se aborda la gestión de las oportunidades de mejora que permiten mejorar el desempeño y las relaciones.


Durante esta etapa, el facilitador tiene la tarea de acompañar al grupo para que entienda la importancia de monitorear y analizar sus avances en la implementación del aprendizaje adquirido.

¿Estás listo para vivir la experiencia? Hablemos.

Luis Alfredo Rojas

(+57) 300 611 3530 contacto@luisalfredorojas.com.co

85 vistas

© 2018 Luis Alfredo Rojas - Compromiso Empresarial

(+57) 300 611 3530    -     (+57 2) 333 5454

contacto@luisalfredorojas.com.co