Teletrabajo y alternancia: El mundo cambió y los equipos también

¿Cuáles son aquellos cambios posibles y apropiados en el liderazgo de los equipos ante esta nueva realidad? Y ¿Cómo vamos a fortalecer el rol de los líderes en el proceso de transformación tras la pandemia?


La gran paradoja de estos tiempos es que entre más distantes estamos, más nos necesitamos. La virtualidad ha abierto la puerta a un nuevo abanico de posibilidades que implican replantear las dinámicas de trabajo a nivel personal, de equipo y de liderazgo.


Estamos en un momento crucial, actualmente las organizaciones están migrando hacia modelos de alternancia e incluso de teletrabajo para algunos puestos. Ello exige adaptarnos a nuevas formas de fortalecer la confianza y mejorar la comunicación, también exige un esfuerzo adicional para velar por el bienestar y el desarrollo propio y del equipo.


Las rutinas, las reuniones y las relaciones cambiaron, por eso quiero hacer recomendaciones y hablar de algunos temas cruciales que hacen parte del nuevo taller que estamos implementando en varias organizaciones “Liderazgo de Equipos Virtuales y en Alternancia”.


El nuevo contexto

En otros artículos hemos tocado el tema de la realidad y cómo el primer paso para encontrar estrategias oportunas es tener la claridad para asumir la realidad de nuestro equipo. Esa realidad no siempre será bonita de ver, por eso es que muchos prefieren ignorarla, minimizarla o negarla. No. Así no es. Un equipo maduro debe brindar el ambiente de confianza necesario para poder discutirla productivamente y plantearla tal como es.


Para nadie es un secreto que este último año no ha sido fácil. El cambio no es fácil, la sensación de incertidumbre no se va y la ansiedad va y viene cuando menos lo esperas. Según un estudio llevado a cabo por la Sociedad Interamericana de Psicología, la discontinuidad en los hábitos relacionales, familiares y labores trajo consigo dificultades cognitivas, emocionales y físicas que se manifiestan en un 96% de personas con síntomas asociados a la ansiedad, de los cuales, el 27% representa casos graves o muy graves.


Recomendaciones funcionales para aumentar la efectividad y facilitar cambios

La primera oficina de la que se tiene registro es de la Compañía Británica de las Indias Orientales y data de 1600. En ese entonces decidieron que en un mismo edificio iban a tener juntas y en fila a las personas que llevaban la contabilidad de la empresa. A grandes rasgos, el modelo no ha cambiado mucho hasta nuestros días… Hasta que llegó la pandemia.


Algunas empresas tienden a querer funcionar de la misma manera en que lo venían haciendo antes de la pandemia: mismo plan de negocios, jerarquía y prioridades, cuidando la estrategia que traían y manejando el mismo estilo de liderazgo. Otras, en cambio, han optado por asumir el cambio y entender que todo es diferente ahora y que no es mala idea empezar desde un punto fresco.


La pandemia aceleró el cambio hacia lo digital y obviamente impactó las dinámicas de trabajo, trayendo así nuevas formas de comunicarnos, relacionarnos y cumplir con nuestras tareas. Uno de los cambios más importantes es haber roto el hábito de ir físicamente a la oficina y ya sabemos que pasa cuando un hábito se rompe: se abre la posibilidad de crear uno nuevo.


Hoy en día no se trata de balancear la vida personal con la vida laboral, esta concepción intenta compensar un lado con el otro y hoy en día no funciona tanto así. El trabajo y la vida están conviviendo en un círculo, no en una línea que se pueda dividir. El trabajo se metió a la casa y hay que asumirlo como un estilo de vida. Por eso la importancia de crear nuevas rutinas para no perder conexión con la familia y con el equipo; de medir la productividad por resultados y de ser más meticulosos con la gestión del tiempo.

La era del escritorio permanente ha terminado

Los equipos que actúan como comunidades, que integran sus intereses, y hacen a un lado sus diferencias, para enfocarse de manera individual y colectiva, con todo aquello que es benéfico para la empresa son los equipos que salen adelante.


¿Cómo mantener el equipo se perciba así mismo como una comunidad llena de confianza?

Cuando la gente siente que en el trabajo forma parte de una comunidad que lo apoya, se involucra más con la labor y es más productiva. La falta de sentirse en comunidad es uno de los principales factores de agotamiento laboral y burnout. El truco es lograr que las grandes personalidades, los grandes talentos y los grandes egos, se transformen en una comunidad, y así alinear sus gestiones para que marchen hacia un objetivo común.


El liderazgo exitoso de un equipo remoto empieza con la mirada puesta en la estrategia y en su ejecución. Es esencial tener la mirada afinada y una visión muy clara. Esto significa que usted debe compartir sus expectativas y demostrar su compromiso en la gestión basada en resultados.


Un equipo remoto o en alternancia, es dirigido por los resultados.

Luis Alfredo Rojas

Si quieres conocer cómo abordar el cambio con tu equipo y construir mejores prácticas que les permitan trabajar productivamente bajo modelos virtuales de trabajo remoto y alternancia, no dudes en escribirnos o llamarnos.


gerencia@luisalfredorojas.com.co

(+57) 300 611 3530

49 vistas

© 2018 Luis Alfredo Rojas - Compromiso Empresarial

(+57) 300 611 3530    -     (+57 2) 333 5454

contacto@luisalfredorojas.com.co