Presentaciones enfocadas, equipos productivos

Seguramente te has visto inmerso en una reunión eterna en la que se dice mucho pero al final no queda nada. Tal vez has salido de una sala preguntándote a dónde se fueron esas dos horas de tu vida porque al final de día nada te quedó claro, o por el contrario, sientes que esa reunión, tranquilamente, pudo haber sido un e-mail bien redactado.



Pues bien, en Compromiso Empresarial hemos adaptado un modelo que nos permite mejorar la productividad de los equipos haciendo que los proyectos, programas, propuestas e informes sean más enfocados, claros y persuasivos. Esta metodología facilita la organización de las ideas para que los mensajes puedan llegar con impacto y claridad, dando como resultado, encuentros más ágiles y efectivos.


Por un lado, las Presentaciones Tipo TED aumentan la eficiencia y el enfoque durante las reuniones, organizando el contenido a partir del propósito y proporcionando un orden lógico por medio de técnicas para narrar, informar o persuadir. Y por otro lado, tenemos las herramientas que nos brinda el diseño gráfico y la Visualización de Datos para generar impacto y facilitar la comprensión de los datos y los conceptos.


Al combinar ambos mundos; el de las Presentaciones tipo TED y el de la Visualización de Datos, facilitamos la toma de decisiones durante las reuniones de equipo y aumentamos las probabilidades de recibir el apoyo deseado, posicionando mejor a los líderes y enganchando mejor a los diferentes públicos.


3 conceptos clave para tener presentaciones enfocadas:

1. Claridad


La claridad nace del dominio de tres elementos: el tema, las técnicas y uno mismo. La claridad a la hora de presentar te permitirá planear y anticipar cada elemento del contenido que vas a mostrar. Conocer el propósito, los motivadores y las barreras de tu grupo hará que puedas organizar mejor tus ideas para adaptarlas a tu auditorio. Pregúntate ¿Qué quiero lograr y qué necesito decir para lograrlo? y aterriza tu respuesta para que sea lo más concreta posible.


2. Sentido


El sentido de una presentación es decir algo con sentido… Pero con sentido no para ti, sino para aquellos a quienes estás presentando. Encontrar el tipo de presentación adecuado (narrativa, persuasiva o informativa) y saber argumentar tus ideas partiendo de premisas, apoyándote de hechos y datos y cerrando con conclusiones lógicas que demuestren la relación directa entre tu premisa y tu conclusión, hará que persuadas mejor y que la toma de decisiones fluya de una mejor manera.


3. Impacto


Nunca subestimes la forma. La manera en que diseñas, abres y cierras una presentación juega un papel fundamental en la manera en que es recibido el contenido. El diseño será tu caballito de batalla para entregar la información, el buen diseño no sólo es estético, es funcional: El diseño facilita la comprensión y guía la atención de las personas. Por otro lado, procura enganchar desde el principio, practica y memoriza ese primer minuto, rompe esquemas y aventúrate a empezar de forma diferente. Cuando finalices, recuerda que el pan se quema en la puerta del horno, tu presentación debe cerrar en un momento cumbre, las personas deben salir de la sala con una visión clara del qué, el cómo y el porqué (llama a la acción, abre el plano o recapitula según tu objetivo).

 

Siguiendo estos 3 conceptos clave, puedes entender por qué decimos que la visión de un Equipo Sistémico de Alto Impacto se traduce en una red de conversaciones en la que todos tenemos el compromiso compartido con el resultado, por ello, la importancia de contar con espacios que le permitan al equipo, no sólo agilizar sus procesos sino, tener encuentros más productivos en los que haya confianza para los diálogos incómodos y enfoque para tomar las decisiones necesarias para alcanzar mejores y mayores resultados.


48 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo